Ortodóncia invisible

El tratamiento Invisalign consiste en una serie de alineadores prácticamente invisibles y extraíbles que se cambian cada dos semanas por un nuevo juego de alineadores. Cada uno de los alineadores se fabrica específicamente para sus dientes, y solo para sus dientes. Conforme va cambiando de alineador, sus dientes se irán moviendo, poco a poco, semanas tras semana, hasta que estén rectos y en la posición final prescrita por el odontólogo.

Además, un plan de tratamiento virtual 3D (gracias al software ClinCheck®) le muestra los movimientos que seguirán sus dientes durante el tratamiento. Esto le permite saber desde el principio el aspecto que tendrán sus dientes al final del tratamiento. A partir de los resultados del programa ClinCheck, se fabricarán los alineadores transparentes y hechos a medida, específicamente para usted.

El tratamiento Invisalign encajará simple y fácilmente en su rutina diaria, sin ningún esfuerzo ni vergüenza. No hay alambres ni brackets metálicos, por lo que no se tiene que preocupar por irritaciones bucales, ya que los alineadores son fáciles de llevar y se los puede quitar fácilmente para comer, beber, cepillarse los dientes o utilizar hilo dental.

Si no fuese por la notable manera en que Invisalign transforma su sonrisa, incluso le sería casi imposible darse cuenta de que está bajo tratamiento. Debido a que los alineadores Invisalign son transparentes y difíciles de detectar cuando se llevan puestos, le permiten corregir sus dientes sin complejos y, en el caso de que tenga una reunión o evento importante que le preocupe, siempre puede quitarse los alineadores durante este corto periodo de tiempo.

Invisalign es la mejor manera de transformar su sonrisa sin interferir con su vida cotidiana.