Salud bucal en el embarazo (Segunda Parte)

Esta semana, como ya os comentamos en el artículo anterior, queremos resolver algunas dudas frecuentes acerca de la salud bucal de las mujeres embarazadas y resolver algunos mitos acerca de éste tema.

  • ¿Pueden realizarse radiografías intraorales durante el embarazo?

    Se pueden realizar únicamente si es totalmente necesario y con las medidas protectoras correspondientes.

  • Alguna vez he oído que “Cada embarazo cuesta un diente” ¿Es eso cierto?

    Por supuesto que no, se trata de un mito, pues el calcio que necesita un bebé procede de lo que come la madre y no de sus dientes.

  • ¿Comer entre horas predispone a desarrollar caries en la embarazada?

    De todos es sabido que hay alimentos y bebidas azucaradas que favorecen la aparición de caries y que es preferible evitarlos. Después de picotear os recomendamos un buen cepillado de dientes preferiblemente con pasta fluorada.

  • ¿Los vómitos durante el embarazo pueden dañar los dientes?

    Los vómitos excesivos (debido a las náuseas matinales), así cómo los ácidos gástricos, pueden originar una pérdida de minerales de los dientes y favorecer la aparición de caries.

  • ¿Qué hacer para mantener una boca sana durante el embarazo?

    Lo fundamental para prevenir las caries y la gingivitis es realizar un minucioso cepillado dental con pasta fluorada al menos dos veces al día y realizar al menos una vez al día la higiene interdental.

  • Si mi boca está sana, ayudo a la salud de mi bebé?

    Cuando el bebé haya nacido, las bacterias que provocan la caries pueden pasar de la boca de la madre a la del bebé a través de la cuchara, el biberón, el chupete… por eso es importante que la boca esté sana.

  • Me puedo medicar durante el embarazo?

    Durante el embarazo y la lactancia existen importantes restricciones en el uso de medicamentos, su uso debe estar totalmente controlado por el médico de referencia. A grandes rasgos:

    • Los antibióticos: su uso está restringido por sus posibles efectos sobre el feto.
    • Penicilinas, Eritromicinas y cefalosporinas parecen antibióticos de bajo riesgo, aun así su uso debe estar limitado a situaciones de urgencia y bajo supervisión médica.
    • Paracetamol: es el analgésico más utilizado en embarazadas, por sus efectos antipiréticos, analgésicos y mínimamente antiinflamatorio.
    • El ibuprofeno: debe evitarse, puesto que tiene efectos profundos sobre la circulación neonatal.
    • La Clorhexidina es totalmente segura en cualquiera de sus formatos, puede emplearse durante el embarazo en caso de que fuera necesaria.

Con este artículo esperamos haber resulto vuestras dudas y mitos y también queremos recordarte que si precisas de más información por una vía más rápida siempre puedes contactar con nosotros o pedir una cita en nuestra clínica para salir de dudas.

Volver al índice